domingo, 22 de abril de 2012

"TE AMO DEMASIADO"


¿ES AMOR O NECESIDAD?



Cuando amas haces todo lo posible para que la persona amada active todas sus potencialidades al máximo y descubra lo que es y lo que puede llegar a ser, mientras tú haces lo mismo contigo mism@. Es el máximo de respeto y generosidad.


Cuando es necesidad, y no amor, sólo te preocupa que la persona "amada" haga lo que tú necesitas para sentirte querid@, para creer (sólo momentáneamente) que te corresponde. Es el máximo de egoísmo y manipulación.


¿QUÉ ES EL "AMAR DEMASIADO"? (CUANDO EL "AMOR" DUELE)

Las personas que "aman-demasiado" son capaces de hacer lo que sea con tal de conquistar y retener al  ser amado.
Evidentemente...estamos hablando de esos casos en que existe una gran diferencia de nivel respecto al interés vertido en la relación, o la capacidad de compromiso con la misma.
Muchas personas "sobreamadoras" suelen sentirse atraídas por personas lejanas, problemáticas, incapaces de corresponder o incluso de amar, personas ya comprometidas o directamente, imposibles de alcanzar, por el motivo que sea.
Cuando se emparejan con la persona "de sus sueños", se quedan directamente enganchad@s a la otra persona, a quien controlan (a través de constantes llamadas de comprobación, emails constantes, cartas, regalos, visitas inesperadas...) en resumen, a través de una "sobredosis" de mimos, cuidados no solicitados, y presencia permanente en la vida del otro, a quien finalmente agobian y acaban alejando.


Algunos casos extremos, son los típicos de mujeres que se emparejan con adictos que generan situaciones progresivamente más violentas, de las que luego ellas no pueden escapar. A veces lo intentan, pero ya conocemos por los medios de comunicación qué les puede llegar a suceder: la muerte a manos de su maltratador. Evidentemente, también hay muchísimos hombres maltratados y enganchados a su maltratadora, pero desgraciadamente aún estos hombres permanecen en la sombra, por vergüenza.


Las personas sobreamadoras, suelen inspirar admiración, ternura, asombro...incluso lástima. Hablan a todo el mundo cuánto aportan en la relación y lo poco correspondidos que son. En vez de marcharse de la relación que no funciona, siguen ahí, intentando a través de más mimos y cuidados, que por fin funcione. Están enganchad@s a la persona y la relación como si fuera una droga, de forma que no pueden dejarlo. Si alguien le propone el abandono de la situación, entonces empiezan a disculpar a su pareja ("No es tan malo/a, se violenta porque está con mucho stress", "No es que no me quiera, es que está pensando en otros problemas"...)


En este caso, a mi me cuesta trabajo decir si hay víctimas, realmente, pues quien ama-demasiado, lo hace más allá de las peticiones y expectativas del otro, en cuya vida se inmiscuye, por tanto, la víctima es a la vez perpetrado/a que viola los límites de la otra persona, viola su intimidad e incluso sus derechos.
En otras ocasiones, el que ama demasiado no tiene límites claros y permite cualquier maltrato (que suele ser creciente) con tal de mantener la relación, iniciarla o recuperarla.


No es fácil decir si estas personas realmente "aman"  o sólo necesitan a la otra persona para cumplir diversas fantasías, del tipo: "Me gustaría que todo fuese como al principio", o "Con mi amor, él/ella, reacccionará y aprenderá, cambiará y todo irá mejor". La peor de todas las fantasías consiste en sufrir por lo que la otra persona es y tratar a través de demostraciones de "amor" (siempre romántico pero poco práctico), que la otra persona se convierta en lo que "debe ser" para "así yo poder ser feliz". Creen que pueden cambiar al otro, y que cambiándolo, ambos serán por fin felices.


Estas personas tienen un historial de abandonos que les dejaron muy marcados, de modo  que parece que estén acostumbradas a sentir la ausencia, por lo que buscan con quienes sentirla una y otra vez. Cada nueva pareja se convierte en la "definitiva"....hasta que se rompe, viene la próxima pareja que "esta ves sí que es definitiva" y así sucesivamente una y otra vez. Nunca permanecen demasiado tiempo desemparejad@s, no lo pueden soportar, pues su abandono interior les duele tanto que son incapaces de estar a solas consigo mismos. El matrimonio jamás sacia esta sensación de vacío, pues es SU propio vacío el que siente, no un vacío real, aunque tratan de re-vivirlo a través de la actual pareja, igual que hicieron con la anterior y lo repetirán con la siguiente.


Es terrible comprobar cómo además estas personas no tienen objetivos propios (individuales), ni hobbies que realicen por separado, ni amigos apenas. Tratan de encerrar a su pareja y si no lo consiguen, permanecen en un retén permanente, esperando ser llamados, buscados, necesitados. Por supuesto, tienen el absoluto convencimiento de que su sufrimiento es la prueba del gran amor que sienten. Incluso sienten que si no pueden "tener" (ese es el verbo que usan) a esa persona, le manipulará hablando de suicidio u otras formas más leves de autodestrucción.


Esta forma de "amar" es considerada una adicción (que puede conllevar otros componentes adictivos), y tiene su progresión fatal, como todas las demás adicciones.  La relación infructuosa acaba por convertir su vida en un caos, las frustraciones (debidas a un mayor índice de necesidad del otro) aumentan, y para poder sobrellevarlo, pueden activarse otras adicciones (pastillas de receta, alcohol, comida compulsiva, ludopatía, y un larguísimo etcétera), a la vez que todos los aspectos e la vida empiezan a resentirse, a convertirse en un caos...par afinalmente ver cómo toda la estructura de su vida (familia, trabajo, autocuidados, amigos, capacidad económica) se convierten en un cataclismo del que luego apenas se puede recuperar. Su salud se resiente cada vez más y aumentan las posibilidades de muertes por negligencias, accidentes, suicidios, o como consecuencia de las adicciones añadidas, o bien, por la absoluta carencia de los autociudados imprescindibles. De mencionar, también, que en este estrés, son más receptivos a cánceres e infecciones, subidas de tensión peligrosas y por tanto, son más proclives a ataques cardíacos o vasculares.


Y es que en toda esta lucha por conseguir a la persona deseada, la relación deseada, de la forma deseada y no tal como se presenta, se pierden a si mismos, dan incluso lo que ni es útil ni se debe dar. Pierden el respeto del otro, pierden la dignidad...para finalmente perder el objeto de su obsesión.


Sólo hasta que estas personas "tocan fondo", sólo hasta que esta historia se repite una y otra vez, con mayor dolor físico y emocional, son susceptibles de ver la realidad de su enfermedad emocional, y sólo entonces, y no antes, pueden pedir ayuda. Si no la piden ell@s, las probabilidades de salir de esta adicción es tan difícil como la de salir de cualquier otra adicción (heroína, alcohol, cocaína, juego, compras compulsivas....)




PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS (según Robin Norwood)



-Necesitan dar afecto, sentirse superiores (el bueno, la buena, quien rescata y cuida más) y si no consiguen ser amados, les vale con ser necesitad@s.
-Reaccionan emocionalmente frente a personas inaccesibles.
-Nada les parece demasiado esfuerzo si creen que ello puede ayudar al mantenimiento de la pareja.
-Esperan que la otra persona reaccione, conservan la esperanza y se esfuerzan para que él/ella  cambie, que cambie de la forma más conveniente para que se adapte a los sueños del que ama demasiado.. Manipulan constantemente para que así sea.
-Aceptan más del 50 % de la responsabilidad de lo que no funciona en la pareja. Pero culpan al otro de lo que no funciona.
-Su amor propio es MUY bajo, por ello “quedan pegad@s” a lo que no funciona ni les hace felices.
-Necesitan controlar a sus parejass constantemente y cada vez con mayor ahínco, hasta tal punto que les gustaría tener el control de la otra persona las 24 horas del día, pero lo disimulan bajo la apariencia de ser “útiles”.
-Están mucho más en contacto con sus sueños que con su realidad. Recuerdan "lo bello que fue el principio" y en cómo volver a ese momento, y sueñan con un futuro feliz para ambos. Sin embargo, no saben solucionar el momento presente, sino que lo estropean cada vez más.
-No hay atajos para salir del patrón de amar demasiado.
-Cada mujer u hombre que ama demasiado, se autoengaña, se dice que su problema no es tan grave. 


Darse cuenta de que son víctimas, empezar a buscar lo que es bueno para estas personas, recorrer el camino hacia la recuperación es todo un desafío. Porque si bien es difícil la vida para toda persona que “ama demasiado”, más aún lo es el tomar conciencia de su “enfermedad”, como ocurre con toda adicción.




TESTIMONIO


Yo fui una mujer que amaba demasiado.
Todos los hombres que me atraían eran lejanos, imposibles, problemáticos, adictos. Los hombres cercanos y amigables, los que se me acercaban me agobiaban demasiado y sólo podían ser de la categoría de "amigos".
Realmente, "amar demasiado" es el colmo del egoismo y del vivir en la irrealidad: yo "amaba" al que podía convertirse "gracias a mi ayuda", en vez de ver a quien realmente tenía delante. Seguro que si me hubiera correspondido se habría dado la vuelta a la tortilla y habría sido yo la que me hubiera aburrido y me habría ido.
Pero mientras no me hacía "todo el caso que yo quería que me hiciese", yo hacía de todo para conseguir su compañía, para forzar sus "te quiero", para atraparle en algún compromiso.
Cada vez que sentía que podía perderle, o cuando temía que podría estar siéndome infiel, yo quería morir, y casi hubiera podido decirle "Si me dejas, me mato". No llegué a tanto, pero sí recuerdo las muchísimas cartas de amor desesperado que le escribía y que le iba dejando en su casa, su despacho, su ropa, a fin de que cambiara para que yo no sufriera tanto: que me amara y me lo demostrara.


Fue patético. Perdí totalmente mi individualidad y por supuesto, mi dignidad.


Afortunadamente, existen los grupos de CODA (co-dependientes Anónimos) donde me ayudan a superar esta extraña adicción al sufrimiento, a lo imposible a lo frustrante. También soy adicta a "tener pareja" y al "romance". A través de un Programa de Doce Pasos, la recuperación está siéndome  posible.


Sin recuperación...la persona va a ir a peor, SIEMPRE ES ASÍ, lo veo constantemente. Irá bajando el listón...y se encontrará con personas y entornos que acabarán sacando lo peor de si misma.
¿Un ejemplo? ¿Recordáis a la protagonista de "Atracción Fatal", Alex? Ella es "la personificación de la enfermedad de la Codependencia" (="amar-demasiado").




EL AMOR ES ACEPTACIÓN DE LO QUE ES, TOLERANCIA Y RESPETO, 
AL OTRO TANTO COMO A UNO MISMO.
SI NO ME AMO, NO PODRÉ AMAR, SÓLO NECESITAR A OTRO.

viernes, 20 de abril de 2012

TÉCNICAS DE MEDITACIÓN (NIVEL AVANZADO)

DANZA SAGRADA DE GURDJIEFF-HIDDEN SIMETRY



Todas las Danzas de Gurdjieff precisan de una absoluta concentración y por tanto, es indispensable tener el cerebro absolutamente vacío de automatismos, perturbaciones, "adivinaciones de movimiento", y, quizá lo más importante, se centra en un principio básico: "Haz tu papel lo mejor posible sin atender a los demás, pues si otros te confunden, todo el grupo rompe su armonía".


Extrapolando esta enseñanza, viene a decir que sólo estando uno mismo en equilibrio, puede ayudar a los demás. Que sólo realizando la propia misión, el grupo gana ("Yo gano/tú ganas", según Eric Berne).


Sin más preámbulos, he aquí la "danza", en la que un brazo recorre un círculo a doble de la velocidad que el otro brazo. En mi taller, lo hacemos a menudo, y exige, como decía antes, una absoluta concentración y la capacidad de NO dejarse llevar por ningún distractor.


ATENCIÓN:
 es cuestión de práctica, por eso lo he puesto en el nivel de "Avanzados", pues es fácil equivocarse. Siendo este el caso, lo que has de hacer es volver a la posición inicial y comenzar de nuevo, tantas veces haga falta.

Hidden Simetry-Gurdjieff:


video


(¿Verdad que tu mente ha quedado absolutamente VACÍA?)

jueves, 19 de abril de 2012

MÚSICA DEL TALLER ANTI STRESS (2)

RESPIRACIÓN 4-4-8-4



Aquí te dejo otra pieza de sonido que usamos en nuestro taller.


Tiene múltiples usos, pero si quieres, puedes usarla para la respiración que hemos practicado en muchas ocasiones, que te recuerdo aquí abajo:



  • toma aire, de forma constante, inspirando en 4 tiempos, llenando totalmente los pulmones
  • reténlo también durante 4 tiempos
  • suelta el aire el 8 tiempos, cuidando que se vacíen completamente los pulmones
  • mantente sin respirar durante 4 tiempos

(Usa tu propia medida de "tiempos", puede ser segundos, latidos cardíacos...o un tiempo marcado mentalmente. Lo importante es que siempre cada tiempo tenga la misma duración).


...y vuelta a empezar el ciclo. Hazlo durante el tiempo que dura esta música, suficiente para notar el efecto sobre el organismo: relax, pero con la capacidad de responder a los estímulos externos.


Hazlo sentad@ en una silla, con la espalda bien recta, y sin necesidad de nada más (ni apagar la luz, ni poner velas...simplemente escuchando la música).


Son sólo 8 minutos que transformarán tu estado de ánimo, y muy útil, por tanto, en casos de:

  • stress, nerviosismo, enojo
  • depresión, cansancio, somnolencia, tristeza
  • agotamiento mental, incapacidad de concentración
  • malestar generalizado debido al trajín diario
  • rumiación intelectual (pensamientos que se repiten y no nos dejan en paz, el famoso "hámster" en su rueda, corriendo sin parar pero sin llegar a ninguna parte).



Una vez acabes con la respiración, levántate de la silla DESPACIO. Camina DESPACIO. Y...¡¡¡ya tienes el estado general de disposición para afrontar lo que haga falta!!!




Recuerda nuestra consigna, cuando salimos de un estado de relajación:
"Ahora abro los ojos y me siento muy a gusto, bien despiert@, en perfecto estado de salud y sintiéndome mucho mejor que antes"


Y aquí tienes una de las piezas que utilizamos 
(si eres participante del taller, te sonará muy familiar)

video






Si te ha resultado útil, por favor, házmelo saber (en los comentarios). Gracias.



miércoles, 18 de abril de 2012

EL ÉXITO Y LA IMPECABILIDAD


“PARA TENER ÉXITO SÓLO EXISTE UNA FÓRMULA, Y ES DARLO ABSOLUTAMENTE TODO.” (Vince Lombardi)



¿Estás ofreciendo el 100% de tu potencial a la vida? ¿Lo das todo de ti cada día?… Estas son preguntas importantes porque te invitan a reflexionar sobre si realmente estás poniendo en juego todo tu potencial en la vida. 

Muchas personas viven sus vidas como si creyesen estar en un “ensayo general”. Esto no es ningún ensayo general, esta es tu vida. Y está pasando…¿A qué estás esperando?

Decide empezar a darlo todo cada día y verás de que modo se revolucionan tus resultados.
(Texto recibido de mi amigo Felipe).

¿Qué es "darlo todo"? La IMPECABILIDAD.


Impecabilidad quiere decir "sin pecado". Significa hacer las cosas por el motivo correcto, con las intenciones puras, hacerlo lo mejor posible, sin ostensión, sin pereza. Hacer lo que hay que hacer y hacerlo bien, todo lo bien que cada uno pueda hacerlo.

Objetivo, metas, procedimientos, medios correctos. Limpios. Legales, humanos.

Y después, dejarle los resultados a la vida.


Es como lanzar una flecha: sé dónde he de dar, así que coloco mi cuerpo y la flecha (todo junto, haciendo un único bloque) en posición. 
Me adapto a las circunstancias (viento, obstáculos, si la diana es móvil, observo su velocidad, posición y movimiento). 
Mantengo la respiración, apunto y suelto la flecha.  Una vez suelta la flecha, ya lo he hecho TODO. 
El resto ya no depende de mi.

Con esta condición, el fracaso, en sí, no existe. Puede producirse un resultado que yo no deseaba, y puedo utilizar este dato para tenerlo en cuenta la próxima vez. Yo dí todo lo que podía, sabía y tenía, con mi mejor disposición, con esperanza, con confianza,  así que no me puedo culpar de no haber dado en el blanco. 



No todo depende, pues, de mi. Siempre habrá variables que yo no controlo. Yo no soy dios. No soy todopoderosa, soy humana, falible. Lo sé y lo asumo como un parte intrínseca de mi, una de tantas características que me son propias como ser vivo que soy.


No es válida tampoco la razón de echar las culpas a lo externo. En toda situación, yo pongo una parte, los demás pondrán otra, las circunstancias añaden otras variables que pueden o no ser controlables. Asignar las culpas a una sola parte es un autoengaño absurdo, o un intento de manipulación. Yo estaba ahí, así que sólo por el hecho de "estar", aun sin hacer nada, en algo he influido. Todo está interconectado, nos dice la física cuántica.



Lo que está claro es que si estoy motivada, si doy lo mejor de mi, si mis intenciones son buenas/correctas, si realizo el procedimiento óptimo para obtener el resultado que deseo (poniendo esa parte que depende de mi), tengo muchísimas más posibilidades de obtener éxito.


Porque al menos para mi, éxito significa también "haberlo intentado", estando satisfecha con lo que yo he dado.


martes, 17 de abril de 2012

SOBRE LA FELICIDAD (1)

PERO...¿QUÉ ES LA FELICIDAD?


Rosario Vilar, de Facebook, hizo el comentario siguiente: "Mucha gente confunde lo lindo con lo fácil". Y me vino a la cabeza este comentario: "Para muchos, la felicidad consiste en no tener que esforzarse, pero si no nos esforzamos, no sentimos algo como "buen resultado", como "logro"... 


Además, el valor de un premio (que es el de recibir algo sin esfuerzo alguno), se pierde. Algo resulta "recompesante" únicamente cuando es difícil de obtener, cuando escasea, cuando es aleatorio. (Por ejemplo, para nosotros es una gran recompensa, por ejemplo, comer trufas, porque son muy caras, escasean y no están al alcance de cualquiera).

Si recibimos premios continuamente, si todo se nos regala, nos acabamos convirtiendo en personas sin objetivos, sin ilusiones, no valoramos lo que tenemos y perdemos eso tan valioso que actúa como motor: EL DESEO.

Sin DESEOS y sin NECESIDADES, nadie, insisto, NADIE, va a luchar por nada, ¿para qué?

Ahora quizá podamos entender porqué algunos jóvenes "a pesar de tenerlo todo", están desganados y deprimidos, y buscan activamente situaciones caóticas y el peligro. Necesitan desear, tener miedo, necesitan buscar nuevos problemas para poder jugar a solucionarlos.

....La sobreprotección paterna, lejos de ayudar, va en contra de los hijos y produce REBELDÍA.
Como en tantos otros asuntos, ¡¡¡qué dificil es encontrar el término medio entre disciplina y protección!!! Parece como si uno fuera el opuesto del otro, PERO NO ES ASÍ: deben ser dosificados AMBOS con COHERENCIA, en el momento oportuno, con consistencia, y a lo largo del tiempo que haga falta.

Ya sé, ya sé...es difícil. Si no lo fuera, todos los que hemos sido hijos en algún momento (me temo que somos todos), habríamos tenido infancias maravillosas. Y no es así.
El otro día escuchaba en una película. "Todos preferimos los padres ajenos, aunque si se trata de abuelos, siempre preferimos los propios".
(Ahí lo dejo...para pensar un ratito).

Al buscar una fotografía con la que "adornar" estos comentarios, he visto que al teclear "felicidad", hay personas sonrientes, saltando, haciendo el símbolo de "victoria" con la mano.
No he visto ninguna foto de un adulto tumbado sin hacer nada.

Así que, se me ocurre, ¿y si el camino de la felicidad exige "movimiento"?



Mirando en la Wikipedia me encuentro con esta definición:

"La felicidad es un estado de ánimo que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. Tal estado propicia paz interior, un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que estimula a conquistar nuevas metas. Es definida como una condición interna de satisfacción y alegría."

"Haber alcanzado"..."conquistar"..."estimular"... ¿No suena todo a verbos de acción?

Satisfacción: sólo existe satisfacción cuando existe una necesidad previa. Si nunca se produce esa necesidad, no hay satisfacción. Lo mismo respecto al deseo: cuando la "recompensa" viene antes que el deseo, el deseo es anulado.

Hablando con algunas mujeres sobre sus asuntos "matrimoniales", muchas me dicen que no les da tiempo a desear a su pareja, porque él siempre "quiere" y a ella aún no le han entrado "ganas" (suelen ser palabras más o menos textuales).  Los hombres, por su parte, dicen que querrían que sus parejas dieran la iniciativa, pero ¿cómo tener iniciativa si les piden constantemente que tengan iniciativa? ¡¡¡Así la mujer jamás sentirá que "carece " de algo por lo que deba "luchar"!!!

Un paso para la felicidad, en resumen, parece ser la necesidad de tener carencias que cubrir, saber gestionar esos deseos para ponerse en movimiento, y finalmente celebrar lo alcanzado.


Pero....¿y cuándo la Felicidad ya deja de ser un resultado para ser una forma de vida? 
("La felicidad no es la meta, es el camino")


Foto cedida por Rosario Vilar (¡Gracias!)

viernes, 13 de abril de 2012

MÚSICA DEL TALLER ANTI-ESTRÉS (1)

MÚSICA PARA "IRSE A DORMIR"


video



Ya sabéis cómo se hace:

Sentad@s ya en la cama, dispuest@s para dormir, acariciamos el aire muy lentamente...y con ese "tono general", el sueño ya está próximo.Sólo hay que atender a la sensación de las manos, 
en los dedos, notando las sensaciones en las manos, en los dedos, rozándolo suavemente, con tus brazos flotando: sólo eso...nada más...

(Yo también lo hago de pie, para relajar todo el cuerpo, pero moviéndolo muy poco y con muchísima lentitud, me encanta).
ta(Y si no sabes cómo se hace....¡¡¡ven al Taller!!!)

Dulces sueños...

jueves, 12 de abril de 2012

¿HACIA DÓNDE DIRIGES TU VIOLENCIA?

LOS TRES CAMINOS DE LA VIOLENCIA

(DINÁMICAS VIOLENTAS PARA LA SUPERVIVENCIA)

Existen tres caminos hacia donde encaminar la violencia (enfado, ira, resentimiento, celos, tristeza, miedo, se convierten en violencia cuando tratamos de acallar nuestras emociones y no sabemos manejarlas).  No confundamos la violencia con la AGRESIÓN, no es necesariamente lo mismo. Extrañamente, puede darse el caso de que la violencia suponga una forma encubierta y "desplazada"de pedir amor. Quizá porque no se tuvo en su momento, durante la infancia, y aprendimos unas estrategias. Quizá recibimos amor, pero en un lenguaje distinto al que solicitábamos. Quizá se dio ese amor, pero demasiado tarde respecto al momento en que lo solicitamos (a veces un lapso de unas horas en que un niño se siente no atendido puede ser tomado como una eternidad). De la infancia aprendemos muchos patrones que se quedan obsoletos con el tiempo y hemos de reconducir y re-aprender.

¿Te sientes identificad@ con alguna de estas "tres vías de escape" de la violencia?

1. VIOLENCIA HACIA FUERA ("El rebelde, el malo, el inadaptado, el contestatario"):
Entre matar y morir, elijo matar (tanto simbólicamente como literalmente). Cuando vi a mis padres tomando las posiciones de agresor y víctima, elegí ser también agresor.  Así que cuando no me siento atendido, saldré del círculo de mis padres a través de la violencia. En mis relaciones posteriores, sólo podré vincularme a alguien si tengo asegurado un disgusto permanente con el otro (haga lo que haga, diga lo que diga...incluso si calla, también tengo una excusa para violentarme). Siempre andaré buscando excusas para poder sentir esa ira que es de alguna manera lo que me "activa" y me ayuda a tener fuerzas para seguir adelante. A medida que pasa el tiempo, encuentro más y más excusas para enfadarme y permanecer en ese estado, aumentando la frecuencia e intensidad con el tiempo y por fin, cronificándolo.
Esta IRA es una construcción psicológica para sobrevivir, por tanto no es situacional (no depende de las circunstancias), sino que depende de una sensación crónica de soledad, negrura, desolación, (la "Nada-emocional").
Este estado me da identidad, y lo peor de todo es que incluso estando a solas la mantengo, me enfado con el mundo tal y como es, un enemigo potencial. Evidentemente es inútil, inservible, pero mantengo esta postura porque tengo MIEDO.
Ser violento genera miedo en los otros y yo me siento poderoso...por un instante. Por ello, voy  procurar montar otra situación donde yo "vuelva a ganar" y así recobrar el poder (efímero). Y lo repito una y otra vez, porque mi sed de poder es insaciable.
Este tipo de violencia suele ser más típica de los hombres.

2.VIOLENCIA PASIVA ("El buenísimo"):
Siempre soy víctima de algo o de alguien. He sido maltratad@ emocionalmente e incluso puede que físicamente, y he aprendido que no tengo la oportunidad de "vencer", soy quien siempre pierde.
Cuando crezco, voy allá donde pueda ser la persona PREFERIDA para que otro se enfade conmigo. Siempre estoy disponible para que otro descargue su furia contra mi. Si no se da la circunstancia, yo mism@ la puedo provocar. Me emparejo con alguien iracund@, así puedo perpetuar mi rol (es el único que conozco).
Mi identidad depende es mi desamparo, por ello siempre voy a buscar a personas y situaciones que estén llenas de violencia activa, ¡lo necesito!, es una sensación que he aprendido a manejar y en otras situaciones no sé actuar.
La violencia que siento sobre mi es la moneda de mi intercambio afectivo. Aunque yo no daño al otro,  sí que activo su agresividad, de forma que obtengo los beneficios ocultos del "Pobre de mi" (atención de la sociedad, compasión de los otros, ayudas externas).
Como voy a activar todo lo que esté en mi mano para que la agresión del otro suceda, siempre voy a tener aliados externos que me den la razón y que digan que es el "otro" el que debería cambiar y no yo.
Yo soy la persona buenísima que es injustamente tratada y que acaparo las "simpatías" de los que están afuera. Nunca estoy sol@, aunque sí que me siento sol@. Me rodean mis adeptos, aunque no les dejo que intervengan, para así continuar con la situación que me da poder (soy el centro de atenciones), y de paso para que nadie sepa que realmente, objetivamente, podría salir de esta situación pero en el fondo no quiero.
Allí afuera no sabría qué hacer...salvo repetir el mismo patrón de relación, buscando una persona igual a la que he dejado.
La víctima es agresiva aunque parezca que no contribuye a la situación, de este modo sabe enmascarar esta violencia. Es agresiva-pasiva: no hace nada...salvo ponerse en situaciones que enervan a la otra persona (pareja, jefe, quien sea).

3. LA NEGACIÓN DE LA EXISTENCIA DEL OTRO:
Niego las necesidades del otro, desestimo sus peticiones, soy indiferente a lo que me diga, le quito importancia a lo que el otro me dice, le ninguneo, no le avalo en sus emociones y razones, ignoro sus deseos, no hago nada por ponerme en su lugar, le ninguneo, no me importan sus prioridades..y voy a lo mío. Si nadie me ha tenido en cuenta, yo no voy a tener en cuenta a nadie.
De alguna forma es como "matar al otro".